Ferris Hills

Cala Ferris

Los secretos de un paisaje centenario

5 febrero, 2016

“Por patrimonio se debe entender el legado que, recibido del pasado, conservamos en el presente con la responsabilidad de transmitirlo, igual o mejorado, a las generaciones futuras”.

Ferris es un bosque de palmeras considerado un bien patrimonial. Periurbano y rural, de época reciente si se compara con los bosques milenarios de Elche y Orihuela, posee las mismas características morfológicas aparentes que el palmeral histórico ilicitano y constituye, de la misma manera, un ejemplo notable de transferencia de un paisaje vegetal,  de un continente a otro.

Para realizar un diagnóstico de la situación del bosque y proponer medidas que corrijan el proceso iniciado, habrá que confeccionar un análisis diacrónico de la evolución del paisaje, relacionándolo con los distintos usos y actividades coetáneos de las variaciones que se perciban.

Aunque este palmeral, no tenga otra antigüedad que la centenaria, sí tiene su origen, en el agua del sistema de riego tradicional que lo sustenta, le da vida y soportó durante decenios el cultivo de huerta.

El sistema de riego por acequias con el que se riega el Palmeral de Elche puede ser bastante conocido. Pero, lo que incluso pocos ilicitanos saben, es que la Unesco declaró este bien Patrimonio de la Humanidad por la transferencia del paisaje del oasis, de África a España, vinculado al tradicional sistema de riego. Según la promotora y experta de la Asociación Unesco La Cultura del Oasis, Mercedes Aranzueque, «sin este sistema de riego tal reconocimiento sería automáticamente descatalogado».

Es decir, si en Elche no existiera el milenario sistema de riego, su paisaje dejaría de ser considerado patrimonio cultural para constituir un ejemplo más de bosque vegetal que, sin duda, resulta de menor calidad estética que el que hoy y aquí contemplamos.

Este huerto de Ferris constituye, en Torrevieja, uno de los últimos vestigios del paisaje vegetal de palmeras en su forma secular. Es un paisaje casi fosilizado, desde el punto de vista agrosistémico, es un paisaje de gran calidad estética, como marco para cualquier otra actividad socioeconómica. Debe recalcarse que es un paisaje vegetal y que su mayor interés, junto con la estructura geométrica y la ubicación de borde litoral, lo establece la edad de las palmeras que alberga.

El problema actual, considerado de manera global y no sólo al caso Ferrís, no viene del número total de plantas que pueda tener el huerto, sino de la desaparición y el deterioro de los huertos en su aspecto tradicional. Una solución en principio sencilla podría consistir en reconstruir los huertos en malla con bancales, según los parámetros históricos, de modo que se compatibilice el concepto fidedigno con la nueva explotación, dando lugar a lo que se perfila como uno de los posibles aspectos de la realidad del palmeral rural en el futuro: huertos en malla tradicional con cultivo asociado de palmeras en los bancales.

En el caso del Palmeral de Ferrís, si se regenerara a partir de hoy con criterio selvícola el bosque existente, cuando llegue la decrepitud de las palmeras más excelsas actualmente, las regeneradas tendrán el mismo aspecto estético que en la actualidad presentan las de mejor porte y el bosque tendrá una densidad óptima con una estructura dinámica y con ejemplares de todas las clases de edad. Eso sí, las manos de un hombre solo pueden ayudar, hasta cuando las de otro les deja.

 

Rafael Ceballos Jiménez, Ingeniero de Montes y autor y redactor del plan de regeneración de la finca Ferris en Torrevieja, Alicante.